Next Euskadi

Agiriak

rss Ezagutzera eman

Iritzia

2011/05/24


De Vizcaya a Bizkaia

Nos ha costado 35 años, pero por fin tenemos ante nosotros la posibilidad de un reinicio, de una transición, de un nuevo proceso constituyente vasco, que deje definitivamente atrás la violencia y el terrorismo y que ponga nuestro futuro en nuestras manos

DEIA Por Andoni Ortuzar, * Presidente del BBB de EAJ/PNV - Martes, 24 de Mayo de 2011

Deia


LOS resultados de las elecciones del domingo certifican el inicio de un nuevo tiempo en Euskadi. La limpieza de la campaña, la tranquilidad y libertad el día de la elección, configuran la expresión más genuina de la democracia, de la expresión del sentir y desear de la sociedad vasca. Tras el 22-M nos encontramos ante un escenario distinto y, en esta primera reflexión política, debemos realizar una lectura mirando al futuro, al nuevo tiempo que ambicionamos para nuestro país.

La primera constatación tras estas elecciones es que se ha producido una clarificación del panorama político. Estas elecciones dibujan una CAV a cuatro, con cuatro opciones políticas que se consolidan de cara al nuevo tiempo. Es paradójico comprobar que esta clarificación en la CAV ha venido acompañada por la irrupción de un escenario más complejo en Nafarroa, donde seis fuerzas políticas cuentan con una representación significativa. En cualquier caso, es previsible que también allí acabe ocurriendo lo que ha ocurrido aquí. Euskadi será un país a cuatro, alejado del bipartidismos español y también del mar de siglas, escisiones y grupos minoritarios que ha caracterizado todos los procesos electorales hasta la fecha. Las cuatro principales fuerzas que iniciaron el proceso de transición hace 35 años van a protagonizar también el nuevo proceso al que nos encaminamos.

La segunda constatación de estas elecciones ha sido la confirmación de que Euskadi es mayoritariamente abertzale. Y, lógicamente, que no se puede construir una alternativa de Gobierno que no tenga en cuenta esta mayoría social. Los resultados suponen ante todo un varapalo total para el pacto PSE-PP, un pacto que pierde representatividad y respaldo de la sociedad. Ambos partidos deberán reflexionar, no solo sobre su estrategia política frentista, sino también sobre la censura social al Gobierno López que estos resultados ponen de manifiesto. El Gobierno vasco ha estado más pendiente de diluir que de construir, ha estado más obsesionado con el cuestionamiento del pasado que con la definición de un nuevo futuro para Euskadi. Ahora, sus obsesiones con el pasado le pasan factura y lo convierten ya en una opción sin futuro.

A su vez, el buen resultado obtenido por Bildu, segunda fuerza en Bizkaia, vuelve a subrayar el respaldo social a las vías exclusivamente políticas y democráticas, las vías que dejen atrás la violencia y el terror de nuestro reciente pasado. La paz y la normalización debemos de lograrla entre todos, pero exigen ante todo una renuncia expresa y declarada a cualquier actitud violenta por quienes las han protagonizado durante el último medio siglo. En este sentido, estos resultados son una demanda social directa a ETA para que proceda a su desaparición definitiva.

La tercera constatación de estas elecciones viene dada por el nítido respaldo social a la política práctica, a la política de programa. El claro vencedor de estas elecciones ha sido la alianza Bilbao Bizkaia que han propuesto Iñaki Azkuna y José Luis Bilbao a la ciudadanía. Un proyecto de futuro que cuenta ahora con el aval de la sociedad. Los votos obtenidos representan un reconocimiento de la labor realizada y representan también la definición de una guía de actuación para estos próximos cuatro años, que van a estar presididos por las dificultades económicas. Durante toda la campaña, EAJ/PNV ha insistido en que ha cumplido los compromisos adquiridos, y que los va a volver a cumplir. Este es nuestro camino.

Una reflexión más en relación a la campaña. El tramo final de estas elecciones ha estado presidido por el movimiento juvenil Democracia Real Ya. EAJ/PNV ha tomado buena nota de lo que este movimiento representa y significa de cara al futuro. Recibimos de este movimiento tres mensajes que asumimos y que vamos a aplicar en nuestra acción política.

En primer lugar, la prioridad es el empleo, las oportunidades de empleo. La juventud no acaba de encontrar un horizonte de seguridad y estabilidad de cara al futuro, que le permita una emancipación auténtica. La reactivación económica y un plan de choque por el empleo juvenil eran para nosotros una prioridad. Ahora pasan a ser la prioridad.

En segundo lugar, la transparencia y la participación son consustanciales al servicio público. Transparencia y participación no van a ser una parte de nuestro compromiso, sino que se tienen que convertir en un compromiso permanente y diario, tanto en la acción política como en la institucional.

Y en tercer lugar, la austeridad. Vivimos tiempos difíciles, muy difíciles, para muchas empresas, negocios, comercios y familias. Estos tiempos, desgraciadamente, se van a mantener y son tiempos en los que las instituciones tienen que dar ejemplo de austeridad, ajustar sus gastos y su endeudamiento, centrar sus actuaciones en las inversiones que consigan realmente una reactivación económica y una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, comenzando por los que realmente más lo necesitan.

Volviendo al comienzo, tras estas elecciones, se inicia un nuevo tiempo, Vizcaya es el pasado y Bizkaia es el futuro. Tenemos nuestra propia personalidad, nuestra identidad como pueblo, las elecciones han demostrado que ni somos iguales ni somos homogéneos. Ahora nos toca aplicar la inteligencia política para transitar a un nuevo futuro para Bizkaia y también para Euskadi. Este nuevo futuro está presidido por un objetivo fundamental, conseguir la paz y la convivencia política normalizada. Nos ha costado 35 años, pero por fin tenemos ante nosotros la posibilidad de un reinicio, de una transición, de un nuevo proceso constituyente vasco, que deje definitivamente atrás la violencia y el terrorismo y que ponga nuestro futuro en nuestras manos. En las mentes y en los votos de os únicos protagonistas de estas elecciones, las vascas y los vascos.

Durante más de un año, EAJ/PNV de Bizkaia ha trabajado y elaborado un programa centrado en las necesidades de Bizkaia, pueblo a pueblo, comarca a comarca. Las necesidades económicas y de empleo; la movilidad y el aparcamiento; las demandas de la juventud; las necesidades de la acción social y de la vivienda. Nuestro gran triunfo, se debe a haber sido capaces de responder a estas necesidades, a haber cumplido lo que hemos prometido. Ahora se inicia un nuevo tiempo y su resultado, dentro de cuatro años, volverá a depender de nuestra respuesta en el día a día, a partir del primer día que es hoy. Quiero felicitar a todas las mujeres y los hombres que con su compromiso e ilusión han conseguido traer la nave de Bizkaia hasta aquí. Hemos avanzado, hemos progresado. El viaje merece la pena. EAJ/PNV está comprometido e ilusionado con el nuevo futuro que vamos a construir entre todas y todos, día a día. El viaje continúa.

EGILEA


Andoni Ortuzar

Gure Egileak

Next Euskadi