Next Euskadi

Documentos

rss Ezagutzera eman

Intervención

25/07/2012


La ley Básica de Normalización del uso del euskera cumple 30 años

 


La ley Básicade Normalización del Euskera cumple treinta años.

Nuestra sociedad debe mucho a esta ley, puesto que esta misma ley ha hecho mucho por la convivencia de este pueblo.

En los siglos pasados, se produjo un retroceso imparable del euskera. En las últimas tres décadas, sin embargo, se ha conseguido cambiar ese rumbo y conseguir su crecimiento: ha avanzado de forma notoria.La misma Leydel Euskera ha sido la responsable de abrir la puerta al cambio, marcarel caminoa seguir e impulsar el avance.

Tan solo con recordar esta Ley del Euskera, me vienen a la mente tantos y tantos principios y valores. Valores fundamentales para el avance de nuestro pueblo: igualdad, bilingüismo- un bilingüismo equilibrado e igualitario- los derechos lingüísticos de los ciudadanos y su libertad, la cohesión social, el acuerdo.

Todo ello es sinónimo de la Ley del Euskera. Por el contrario, son antónimos el hegemonismo, el concepto de “lengua común única”, el modelo social monolingüe, el bilingüismo no igualitario, la exclusión y la imposición.

En este acto que celebramos hoy, quisiera mostrar mi agradecimiento a todos aquellos que trabajaron en la creación de la Ley del Euskera.

Fue una ley acordada en un momento lleno de conflictos: fue en el año 1982. En aquel mismo año, además  de cursar estudios de Magisterio por Euskal Filología en la Escuela de Magisterio Begoñako Andra Mari,  me dedicaba también a dar clases en la escuela nocturna.

Un año duro. Nuestro pueblo sufría el azote del terrorismo y la dura carga del desempleo. La prioridad consistía entonces en superar aquellas trabas, tal y como hoy en día resulta fundamental hacer frente a esta dura crisis económica. 

 

En aquella situación, tanto el Gobierno Vasco del Partido Nacionalista Vasco, con el Lehendakari Garaikoetxea a la cabeza, como  aquella oposición, se dieron cuenta de la gran importancia del euskera. Se dieron cuenta de lo prioritario de dirigir adecuadamente la convivencia lingüística, de la importancia que tenia esta convivencia para la construcción de Euskadi. 

Pedro Miguel Etxenike presentó el proyecto de ley ante el Parlamento Vasco. El mismo dirigió todos los trabajos “de cocina” para conseguir el acuerdo. Por ello mismo, de alguna manera,  el representa toda la variedad de cocineros que tomaron parte en aquella gran obra. Fueron todos, además del Gobierno, también los partidos de la oposición (EE, PSE, UCD, EPK), excepto A.P, los que actuaron con total responsabilidad. Para todos ellos es ahora nuestro agradecimiento.  

Construisteis un pilar básico parala convivencia. Abristeisun camino eficaz para conseguirlo.

Vosotros demostrasteis que la del acuerdo es la vía más eficiente a la hora de construir los pilares de un Pueblo. Eskerrik asko, de todo corazón.

En este momento, resultan apropiadas las palabras que Mitxelena escribió poco antes de aprobar la ley: “Así como nuestro pueblo necesita encontrar un lugar entre los pueblos, así también nuestra lengua tiene que encontrar un lugar entre las lenguas: un lugar suficiente, que asegure su continuidad y desarrollo sin aventuras maximalistas. (…) No debemos caer en el infierno del gheto por huir del purgatorio dela diglosia. Laintegración nos es tan necesaria en el aspecto lingüístico como en cualquier otro”.

La Ley del Euskera cumple sobradamente la propuesta de Mitxelena. Mitxelena venía a pedir una actuación “sin aventuras maximalistas”. De hecho, el dilema “todo o nada”, no suele traer más que “nada”.

Para algunos, todo resulta insuficiente, todo significa humillarse. 

Para otros, todo resulta demasiado, todo es imposición.

Es fundamental encontrar el equilibrio. Y estoy convencido  en que  la Ley del Euskera lo encontró.

Equilibrio activo, proactivo e integrador.

Enla Comunidad Autónoma Vasca, la situación actual del euskera y la de hace 30 años, poco tienen en común, afortunadamente.

El conocimiento del euskera se ha incrementado ininterrumpidamente.

Son cada vez más los que utilizan el euskera.

Son cada vez menos los que solamente se comunican en castellano.

En los servicios públicos, la administración, la educación, la universidad, los medios de comunicación............ nuestra lengua ha incrementado  notoriamente su presencia.

Este cambio no se ha producido “sin más”.

La difusión social de las lenguas no es algo que se produce “per se”.

Son tres los factores que promueven la revitalización de una lengua:

Primeramente, el estatus o protección que le ofrece;

En segundo lugar, una política lingüística activa y sus recursos asociados;

Y en tercer lugar, la adhesión y lealtad de los ciudadanos para con su lengua.

La adhesión ciudadana es el factor más decisivo. El avance resulta imposible en contra de la voluntad de un pueblo. 

No obstante, tampoco la voluntad resulta suficiente. Se necesita una política lingüística activa: para incentivar el ánimo de utilizarla y para crear las oportunidades de usarlo; para garantizar  y  promover su uso. 

Ésta ha sido la política lingüística impulsada por los poderes públicos en Euskadi.

Asimismo, resulta necesario, cómo no, la colaboración entre la acción euskaldunizadora de las instituciones y la sociedad, resulta fundamental un estatus de ley, que ofrezca la seguridad necesaria a la pervivencia y crecimiento del euskera. Eso es, precisamente, lo que nos ha dado la Ley del Euskera. 

El euskera se ha difundido con fuerza, cuando se han unido todos estos factores antedichos. Cuando esa unión ha resultado menor- como ha ocurrido en Nafarroa, — el euskera ha tenido un sostén muy débil. Y cuando no ha habido ninguna unión —éste es el caso de Iparralde —, el euskera ha retrocedido.  

Observo con gran preocupación, la situación actual del euskera en Nafarroa e Iparralde. Resulta preocupante en lo referente al aspecto legal como a la práctica política por parte de los poderes públicos.

Si hace 30 años este Pueblo Vasco hubiera elegido la vía  de “ todo o nada”, si se hubiera deslegitimado el autogobierno y esperado a la independencia, la fuerza vital del euskera sería muchísimo más débil enla Comunidad Autónoma Vasca.Y se encontraría más cerca- demasiado cerca quizá- del desarrollo Navarro. Por fortuna, se abrió un camino bien distinto gracias a la Ley del Euskera.

La Ley del Euskera es mucho más que una simple ley.

Es un Acuerdo político y social para la Construcción de nuestro Pueblo.

Refleja un modelo de convivencia.

Recordemos las líneas generales de este modelo:

  • El objetivo consiste en crear una única sociedad; plural en asuntos lingüísticos, bilingüe, integrada. Pero una única sociedad.
  • Resulta imprescindible reconocer los derechos lingüísticos idénticos a todas las personas, sin priorizar los derechos de las personas monolingües sobre los derechos de las bilingües.
  • Corresponde a los poderes públicos, tomar las medidas para garantizar que se pongan en práctica todos esos derechos reconocidos a la ciudadanía.
  • Tenemos una lengua propia, el euskera, y dos idiomas oficiales, el euskera y el castellano.
  • Los poderes públicos han de ser necesariamente los promotores del uso del euskera. Y no simples espectadores que siguen el pernicioso  “laissez faire, laissez passer” (Dejar decir, dejar pasar).
  • Progresivamente, han de ir dándose pasos hacia el bilingüismo, sin parones y sin pausa. Con firmeza, pero con la necesaria flexibilidad.

Esas  son las características del modelo de convivencia que refleja la Ley del Euskera.  Yo las resumiría en una norma principal: nadie esta por encima de nadie, todo lo rige la igualdad de oportunidades.

.

 

El acuerdo posibilitó la ley del Euskera.

El acuerdo ha resultado primordial a la hora de establecer los pilares fundamentales de la construcción nacional. Y el Euskera es uno de esos pilares. 

Me resulta imposible decirlo mas claro: cuanto mayor sea el acuerdo, mayor y más fuerte será el avance del uso del euskera. 

La Ley del Euskera asumió la cuestión del euskera como quehacer propio de todos los ciudadanos, y abrióel caminopara que el euskera se convirtiera en lengua de uso de todos los ciudadanos vascos. Para que el euskera, además de patrimonio de todos, se convierta en  unas pocas generaciones, en idioma de todos, en la misma medida en que ya es el castellano.  El acuerdo posibilito la Ley del Euskera. El acuerdo resulta necesario para establecer los grandes pilares de la construcción social y nacional, y el euskara es uno de esos pilares. No lo puedo decir más claro: cuanto mayor sea el acuerdo, mayor será el avance del uso del euskera. La Política lingüística ha de ser eficaz, y resulta preciso conseguir el consenso más amplio posible. Pero, este consenso lo necesitamos para avanzar, no para quedarnos en el lugar en que nos encontramos o para dar marcha atrás. También durante el mandato del Lehendakari Ardanza, la política lingüística abrióel caminodel consenso, para poder seguir adelante

El caminoque hemos realizado hasta ahora con la ayuda de la Ley del euskera nos ha traído al lugar donde nos encontramos ahora, pero el futuro no esta garantizado.

 El porvenir del euskera y de la convivencia lingüística dependerá de lo que hagan las actuales y futuras generaciones. Durante años han prevalecido los claros, pero no todo ha sido luz, también tenemos oscuridades. También tenemos por mejorar.

En la legislatura anterior, durante los años del 2007 al 2009, bajo el auspicio del Gobierno Vasco comandado por Ibarretxe, se produjo el debate de mayor calado desde que se aprobó la Ley del Euskera: el proceso conocido como Euskara 21.

En aquel proceso se acordaron las bases de la política lingüística para el inicio de este siglo XXI. También se establecieron las líneas  de trabajo principales.

El Partido Nacionalista Vasco se comprometió desde el inicio con el proceso Euskara 21.

Hemos sido los impulsores. Lo hicimos nuestro y seguimos en esa tarea, seguimos haciéndolo nuestro. 

Lo asumimos íntegramente.

El caminoesta ya marcado: Euskara 21 y la Ley.

La Ley del Euskera sigue siendo un apoyo fundamental.

La ley, no obstante, no puede ser la cura de todos los males. Sin Ley y sin reglamentos no se puede. Sin Políticas públicas incentivadoras, tampoco se puede.  Y en ese ámbito, los poderes públicos tienen mucho que hacer. Después de estos últimos tres años, a los poderes públicos no les faltan cosas que mejorar.

Tenemos mucho que mejorar, y existen numerosos ejemplos que ilustren ese hecho. Pero, solo mencionare uno, lo ocurrido en torno al derecho lingüístico de los consumidores. Lo que han hecho es precisamente ejemplo de lo que no se debe hacer. Algo así no se puede llevar a cabo sin un amplio consenso, sin consultar con nadie, ni con el Consejo Consultivo del Euskera, ni con Euskaltzaindia, ni con nadie.

 

Predicar el consenso, pero sin practicarlo. Ese no es el camino.

De todas maneras, las leyes y reglamentos no son todopoderosos.

Si en algún lado se halla el remedio, es en nosotros.

 La ultima palabra, y esto sucede hoy mas que nunca, esta en manos de toda la sociedad, en manos de cada uno de nosotros. En todas nuestras manos.

 Se halla en manos de lo que queramos, podamos y nos decidamos a hacer. Siguiendo con el discurso de Mitxelena, “la integración nos es tan necesaria como hace 30 años”.

No tengo ninguna duda: seguiremos adelante, con un consenso amplio y renovado.

Parafraseando a Mitxelena diré que hoy la integración nos es tan necesaria como hace 30 años, para seguir huyendo del gheto y del purgatorio.

El paraíso está en nuestra mano, y lo conseguiremos.

Eskerrik asko.

 

 

 

 

 

 

AUTOR


Iñigo Urkullu

Nuestros Autores

Next Euskadi